Cargando...
www.ACIDJAZZHISPANO.com
  Conectar or Regístrate
::  Inicio  ::  Descargas  ::  Tu Cuenta  ::  Foro  ::
Principal
icon_home.gif GeneralShow/Hide content
tree-T.gif Artistas
tree-T.gif Clubs
tree-T.gif Discos
tree-T.gif Charts
tree-T.gif Sellos
tree-T.gif Compilaciones
tree-T.gif Otros Artículos
tree-T.gif Entrevistas
tree-T.gif Electrónica
tree-T.gif Jazz
tree-T.gif Nu-Jazz
tree-T.gif Acid Jazz
tree-T.gif Hip Hop
tree-T.gif Funk / Soul
tree-T.gif Pop/RockNuevo contenido
tree-L.gif Discografía
favoritos.gif NoticiasShow/Hide content
_SOMRESTRICTEDMEMBERS Enviar
tree-T.gif Pasadas
tree-T.gif Buscar
tree-L.gif Por Tema
icon_community.gif DiscusiónShow/Hide content
_SOMRESTRICTEDMEMBERS Foro
audio.gif Audio y VideoShow/Hide content
_SOMRESTRICTEDMEMBERS Descargas
tree-T.gif Videoclips
tree-T.gif Sesiones
tree-L.gif Podcast
som_downloads.gif EnlacesShow/Hide content
tree-T.gif Principal
tree-T.gif Nuevos
tree-T.gif Populares
tree-T.gif Aleatorio
tree-T.gif Añadir
tree-L.gif Afiliadas
icon_members.gif PersonalShow/Hide content
tree-T.gif Mi cuenta
_SOMRESTRICTEDMEMBERS Mensajes
tree-T.gif Perfil
tree-T.gif Tema
tree-L.gif Recomiéndanos
som_themes.gif Galería de Imágenes

correo.gif Contacto

nuke.gif TIENDASNuevo contenidoShow/Hide content
· DiscosNuevo contenido
· Camisetas
 
Buscador
Google
 
Ultimos Comentarios
soulBrother: Crítica de Cappuccino Grand Cafe Lounge, V (4/9)
soulbrother: Crítica de Cappuccino Grand Cafe Lounge, V (2/9)
santi: Crítica de Philly ReGrooved - Tom Moulton (5/10)
Lautrec08: Crítica de Philly ReGrooved - Tom Moulton (3/10)
santi: Yukimi Nagano en Acid Jazz Hispano (19/9)
gean: Yukimi Nagano en Acid Jazz Hispano (16/9)
st25: Crítica de Calle de candela, nuevo EP de G (5/8)
santi: Crítica de Calle de candela, nuevo EP de G (13/7)
St25: Crítica de Calle de candela, nuevo EP de G (13/7)
santi: Crítica de The Main Ingredients, de Down T (9/7)
 
Otras Noticias
· Biografía y discografía de Shaolin Temple Defenders
· Radio Mensual Acid Jazz Hispano en Spotify: Lista Junio 2012
· Os presentamos el proyecto Un planeta de sonidos
· Entrevista a Cosmosoul
· Crítica de Daily Intake, de Hint
· Discos editados en el 2012
· Crítica de This Is Not A Drill, de The Impellers
· Crítica de Can't Kill A Dame With Soul, de Kinny
· Crítica de One Way: Remixes & Rarities, de Lack Of Afro
· Crítica de Renegades, de Mark De Clive-Lowe
· Crítica de Reclamation, de The Strides
· Crítica de Chapters, de Anchorsong
· Crítica de Take From Me, de Dojo Cuts
· Crítica de Lightfalls, de Part-Time Heroes
· Crítica de Look Around The Corner, de Quantic y Alice Russell
· Biografía y discografía de The Soul Session
· Crítica de Toubab Resouled, EP de Alma Afrobeat Ensemble
· Radio Mensual Acid Jazz Hispano en Spotify: Lista Mayo 2012
· Crítica de We Walk Around Like This, de Ray Lugo
· Crítica de JB Reworks, de Whiskey Barons


Mas Noticias!
 
También estamos en
 
Pablo Antón Mira
Autobiografía del redactor




Durante la Semana de Arte Moderno de São Paulo, celebrada en 1922, se dio cita lo más granado del movimiento modernista brasileño. Poetas y artistas, encabezados por Oswald de Andrade y Mario de Andrade, que pretendían romper las estructuras heredadas del pasado, al mismo tiempo que profundizaban en la búsqueda de una nueva "identidad brasileña". Esto lo hicieron tomando las vanguardias venidas de Europa, como el cubismo o el futurismo, y asimilándolas a la realidad brasileña mediante el "Antropofagismo": devorándolas y aprovechando lo mejor de ellas, a la usanza de los indígenas brasileños, que en sus luchas tribales apresaban al guerrero enemigo más valeroso, para después comerlo en un rito canibal y así, según ellos, adquirir su valor y su fuerza ("Tupi or not Tupi, that is the question"). Los modernistas brasileños devoraban toda aquella influencia que les llegaba, la digerían, asimilaban lo que ellos creían más útil y mejor para sí mismos, para después utilizarlas en sus propias obras y crear piezas distintas, originales, nuevas, para así hacer brotar su propia identidad con nuevos matices, para evolucionar y reinventarse a cada jugoso bocado a la realidad que les rodeaba.

La historia de mi vida en general, y de mi vida musical en particular, se ha basado seguramente en ese concepto: comer y ser comido, alimentarme de lo mejor que las personas me han dado, asimilar lo que más me ha servido, hacerlo mío y entonces, compartirlo, transmitirlo, dejarme comer por caníbales con inquietudes musicales y/o culturales. Porque las cosas buenas hay que compartirlas, y la cultura en general y la música en particular son cosas que subliman y engrandecen la vida cotidiana de las personas.

Esta es la historia de mi relación con la música, de cómo empecé alimentándome poco a poco sin mucho criterio de todas las influencias que me llegaban hasta convertirme en un voraz caníbal musical, siempre dispuesto a comer y ser comido, a seguir alimentándome y dar de comer, por la felicidad y el bien propio y común.

EL LAND-ROVER DE MI PADRE: Cuando era pequeño mi padre tenía un jeep Land-Rover de chapa color café con leche, destartalado, que olía a barro viejo, pero que servía para llevarnos hasta las tierras que teníamos que trabajar los fines de semana. Mi padre tenía una buena cantidad de cassettes repartidas por los compartimentos de la guantera o por el salpicadero, que colocaba para hacer más ameno el camino de ida y vuelta al campo. Recuerdo sobre todo a Bob Marley, Paco Ibáñez, La Mandrágora (de Sabina, Krahe y Alberto Pérez), Víctor Jara, Juan Luís Guerra, Luís Pastor y recopilatorios de los primeros años del rock'n'roll.

LOS VINILOS EN EL SALÓN: En el salón de la casa de mis padres había un imponente tocadiscos Telephunken gris, que hoy acumula polvo rodeado de otros cadáveres tecnológicos en un rincón de la casa. Recuerdo la parte central del mueble atestada de vinilos, como si fuera la boca enorme de un monstruo de madera, con los dientes de cartones de colores. Una vez que supe utilizarlos con cuidado de no rallarlos, me perdía de vez en cuando entre ellos e iba probando. Comencé, obvio para mi edad, con el disco de Los Pitufos, el mítico recopilatorio El Golfo 1989, con lo mejorcito de La Movida, o relatos de cuentos. Recuerdo a Simon & Garfunkel, Mecano, más de Paco Ibáñez y Víctor Jara, Luis Eduardo Aute, Inti Illimani, y sobre todo un disco recopilatorio de éxitos latinos que incluía el exitazo del verano del 89, una canción brasileña (premonitoria de mis gustos musicales): La lambada. Al escuchar esa canción, me entraba algo en el cuerpo por las caderas y me ponía a bailarlo loco de contento y sonriendo sin parar. Durante varios meses fui el divertimento y espectáculo de mi barrio por mis dotes bailarinas.

LA MÚSICA DE MI HERMANA: Cuando eres pequeño siempre es bueno fijarte en lo que hacen tus hermanos mayores, para tomar ejemplo. Y cuando tienes un hermano pequeño es bueno fijarte en los pasos que va dando para, llegado el caso, encauzar sus energías. En mi pre-adolescencia, una edad en la que solemos ser muy influenciables, yo acababa de renegar de muy malas maneras de las clases de piano porque me obligaban a cantar en solfeo, porque lo que yo quería era tocar el piano como Dennis Quaid en ¡Gran Bola de Fuego!, la película sobre Jerry Lee Lewis. En esa tierna edad y todavía sin asideros musicales donde agarrarme, caí en una espiral de radio-fórmulas comerciales y de recopilatorios de la peor música techno, algo totalmente normal porque era lo que se llevaba en mi entorno, que tenía como epicentro musical al Cruce de El Raal, una zona cerca de mi pueblo con unas 15 discotecas. Todos tenemos un pasado oscuro. Mi hermana, que lógicamente se alarmaría al verme acercarme peligrosamente al lado más "cani" de la vida, hizo suya la frase de la canción Esquadros de Adriana Calcanhotto: "presto mucho atención a lo que mi hermano escucha", y me dijo: "ven p'acá bonico, toma esto", y puso en mis manos, para mi asombro y regocijo, el Álbum azul y el Álbum rojo de The Beatles. Al poco tiempo mi padre trajo un día a casa un cd para ordenador (arcaico) con toda la discografía, letras incluídas, de los chicos de Liverpool. Ahí puedo decir también que nació mi vocación de traductor: necesitaba saber lo que esos tipos decían, y lo tenía en mi mano: todas las letras y un enorme diccionario inglés-español en la estantería, así que con el paso de los meses traduje todas y cada una de las letras de The Beatles. La adolescencia, edad propicia para el autocomplacencia y la incomprensión, hizo que me refugiara en los cd's y cintas de cantautores que iba floreciendo por la habitación de mi hermana. Un nuevo miembro de la familia, un equipo de música nuevo con pletina para cd's, ayudó a que me zambullera más todavía. De aquella época recuerdo con especial cariño a Silvio Rodríguez, por el que tenía y tengo devoción, Pedro Guerra y Javier Álvarez.

LOS VINILOS DE MI TÍO QUITÍN: Con equipo de música en co-propiedad con mi hermana y el gusanillo de la música comiéndome por dentro llegó el momento de seguir investigando en mi entorno. Y quién mejor que mi tío Quitín, que tuvo en su día el título honorífico y no oficial del primer hippie melenudo de mi pueblo. De sus estanterías tomé prestados discos de Mark Knoppfler, Neil Young, Led Zeppelin, Bob Dylan, Pink Floyd, Deep Purple, AC/DC, Eric Clapton, Supertramp, The Doors, The Police... todo un abanico maravilloso de canciones. Pero el más determinante sin duda fue el vinilo de A night at the Opera, de Queen. Me lo cedió como si del Santo Grial se tratara y me dijo que lo escuchara con mucha atención. Una imagen resume la primera escucha de aquel vinilo: cuando empezaron los primeros acordes de Bohemian Rhapsody, yo estaba sentado al borde de la cama, un poco intrigado y un poco asombrado por lo que había escuchado del vinilo hasta ese momento... pero cuando acabó la canción estaba abatido, tumbado con los brazos y la boca abiertos y las pupilas dilatadas como si alguien me hubiera lanzado por un acantilado. Fue una revelación. A partir de ahí, ya no hubo vuelta atrás, quería más.

LOS AÑOS DEL INSTITUTO: Durante la segunda mitad de los 90, con ese heterogéneo bagage musical, empecé a buscarme la vida yo mismo como pude. Me compré mis primeros cd's: Aerosmith, Jimi Hendrix, Red Hot Chili Peppers, Nina Simone y varios recopilatorios de Lo mejor del... jazz, blues, rock'n'roll, música africana, etc., y seguí ojeando la bizarra y maravillosa discografía de mi padre, que a día de hoy todavía no ha dejado de florecer. Por esa época comencé a tocar la guitarra junto a mi amigo Víctor Egío, y me fui aficionando a gente como Rage Against The Machine, Antonio Vega y sobre todo, Andrés Calamaro/ Los Rodríguez y Radiohead. Al mismo tiempo la modernidad llegó a mi pueblo: pocos años después de la llegada de la rueda, el fuego y el pelador de patatas, pudimos disfrutar de un vídeo comunitario, que proporcionaba un buen puñado de canales temáticos e internacionales. Yo pasé bastante de los documentales del Discovery Channel y literalmente me pasaba el día pegado al canal alemán de música Viva Zwei, monopolizando la tele y el vídeo para desgracia del resto de mi familia, grabando en cintas VHS los videoclips que más me gustaban. Así conocí mejor a grupos como Oasis, Guns'n'Roses, Suede, Blur, Jamiroquai, The Prodigy, R.E.M., Manic Street Preachers, Beck, Fatboy Slim, Massive Attack o Air. Ese difunto canal teutón dejó mi período "heavymetalero", de los mismos creadores de "Todos tenemos un pasado oscuro", en una anécdota. Danke schön.

LA CARRERA EN GRANADA: Una vez acabado el instituto y sin saber muy bien para dónde ir, y supongo que un poco influido por toda la música en diferentes lenguas que estaba descubriendo, me matriculé en Traducción e Interpretación en Granada. El año anterior al comienzo de mis estudios descubrí, gracias a las incipientes redes de P2P -amén-, a gente como Pierpoljak, Ojos de Brujo, el inmenso Jacques Brel, Georges Brassens, Noir Désir o Lenine. Pero sobre todo, en esa época me adentré mucho más en un tipo de música del cual sabía poco, pero que se ha llegado a convertir en mi pequeña gran obsesión: la música brasileña. Poco a poco fui descubriendo a los más grandes de la música de aquel país tropical: Vinícius De Moraes, Tom Jobim, João Gilberto, Jorge Ben, Gilberto Gil, Chico Buarque y, por supuesto, el que es seguramente el músico más brillante e internacional de Brasil, el rey Midas de Bahía: Caetano Veloso. La primera canción que escuché de él fue O Leãozinho, y algo hizo crack dentro de mi cabeza. Me lo imaginaba cantándola siempre con una sonrisa en la boca. Esa fue la primera canción en portugués que aprendí a tocar a la guitarra. La simplicidad de su belleza me atrapó y durante mucho tiempo ha sido como una seña de identidad para mí.

ERASMUS EN PORTUGAL: El segundo año de la carrera lo hice como becario Erasmus en Braga, ciudad del norte de Portugal de sugerente nombre. Allí, rodeado por primera vez de gente venida de todas partes, pero sobre todo italianos y brasileños, me abrí a mucha más música, como por ejemplo: Natiruts, Daniela Mercury, Los Enemigos/ Josele Santiago, Tom Waits, Fabrizio de Andrè, Francesco di Gregori, Amália Rodrigues y el fado, Gotan Project, The Strokes, Violent Femmes, Morphine, Ben Harper, Sigur Rós, Marcelo D2, Zuco 103, Djavan, Adriana Calcanhotto o Moreno+2, el proyecto musical del hijo de Caetano Veloso. Recuerdo con cariño que la gente del Insólito, el pub donde acabábamos todos las noches, utilizaba la canción Sympatique, de Pink Martini para invitarnos a volver a casa con las luces del alba .

DE VUELTA A GRANÁ, CASI NÁ (o ADRI & CARLOS): Una vez acabada la Erasmus y de regreso a la ciudad de la Alhambra, todavía aturdido por todo lo vivido en el país de la "saudade", dos personas marcaron para siempre mi forma de vivir y sentir la música. Dos personas que afianzaron mi melomanía y con las que a menudo me cuesta saber qué música me descubrieron ellos o cuál les mostré yo, de tan ingente cantidad de música que hemos compartido. Primero vino el reencuentro con Adrián Ballester, con el que años atrás me crucé varias veces en el recreo del instituto, en breves pero siempre curiosos y simpáticos encuentros, y que se puso en contacto conmigo durante mi Erasmus, ya que al año siguiente iba a Granada a estudiar a mi facultad. Ese año compartimos piso y nuestro amor por la música. Se convirtió en un rito tremendamente placentero el encender la radio a la hora de cocinar para compartir las pequeñas joyas que íbamos descubriendo. Disfrutábamos mostrándonos lo que más nos gustaba y, cuando no teníamos puesta Radio3, escuchábamos, entre muchísimos otros, a gente como Goran Bregovic, Tiken Jah Fakoly, Dusminguet, Extremoduro, Seu Jorge, DJ Floro, Daby Touré o mi admirado Jorge Drexler.

Adri me ofreció una noche acompañarle a un concierto de música brasileña (otra premonición) en el pub Azero: "va a ir un chico muy majo de la facultad, te va a caer muy bien, ya verás". Cuando llegamos allí, me encontré con un chico eléctrico, moviéndose animado de un lado a otro, emocionado porque iba a asistir a un concierto de música brasileña. Era Carlos, Carlos Maroto Guerola. A partir de esa noche y poco a poco, fuimos haciéndonos amigos gracias a la música. Aquel año formamos, con varias personas más, entre las que se encontraba un Juan Ruibérriz estelar -que me metió el gusanillo de la música indie- a la percusión, un grupito de versiones de música brasileña que sirvió para llevar a la acción nuestra afición por esa música. Los últimos años hemos continuado tocando juntos, basando el repertorio en la música brasileña y uniéndola con sus poemas, y hemos tocado en lugares como en la escuela de teatro 5º Espiral o el bar La Tertulia de Granada, el Sebo Cultural de João Pessoa o El Savor de Salamanca. Con Carlos aprendí a acercarme a la música de una manera diferente, no tan alocada, no tan aleatoria, aprendí a medir los tiempos y a degustarla como un manjar (aunque todavía me falte mucho en ese sentido). No puedo dejar de nombrar sólo una parte de los músicos que me ha hecho apreciar como se merecen y que ahora ocupan un lugar privilegiado en mi imaginario musical: Jorge Pardo, Albert Plá, Bebel Gilberto, O Rappa, Lila Downs, Zeca Baleiro, Carlinhos Brown, Enrique Morente, Mercedes Sosa, Chavela Vargas, Lole y Manuel, Kiko Veneno, Bola de nieve, Javier Ruibal, Jerry González, Rodrigo Leão, Kepa Junkera, Bill Evans, Miles Davis, Herbie Mann, Salif Keita, Fela Kuti, Richard Galliano, Chico César, Celso Fonseca, Sergio Makaroff, Alberto Iglesias, Richard Bona, Chet Baker, Javier Paxariño, Virginia Rodrigues, Dorantes, y últimamente, Lucas Santtana o David Byrne.

Durante el 2010 Adrián se está encargando de dirigir el programa "De bocas y puentes florecen jardines", que se emite en Radio ELA (Emisora Libre Autogestionada) en el 100.0 FM de Madrid. Es un programa que tiene como base la cultura brasileña más bella y/o desconocida y/o subversiva, viajando hasta los lugares donde se comparten las raíces de su música (África y otros territorios meridionales), en donde se tratan temas de "negritud": esclavismo, indigenismo, pobreza, etc., y que abre una puerta para jóvenes talentos literarios y sus textos más combativos. Carlos desde Brasil y yo desde Francia, Internet mediante, tratamos de echarle una mano en lo que podemos con los contenidos.

MEU BRASIL BRASILEIRO: En el 2007 tuve la suerte de vivir en João Pessoa, estado de Paraíba, en el nordeste brasileño, gracias a una beca de intercambio académico, y además rizando el rizo de la suerte, en compañía de Carlos. Era una oportunidad que no se podía desaprovechar en ningún sentido, y el sentido musical no iba a ser menos. Durante todo el viaje me acompañó una libretita roja donde apuntaba todo aquello que me llamaba la atención, y eso incluía las recomendaciones que me hacían las muchas personas interesantes que me fui cruzando en mi viaje, siempre gente abierta, simpática, crítica y con ganas de enseñarle la música brasileña desde dentro a un "guiri" como yo, desterrando la idea occidental de que en Brasil todo es Bossa Nova, MPB y Samba. Así, descubrí a artistas maravillosos como Elza Soares, Cartola, Cássia Eller, Cazuza, Cidade Negra, Vanessa da Mata, Céu, Cibelle, Tim Maia, Sivuca, Arnaldo Antunes, Tom Zé, Mart'nália, Novos Baianos, Os Mutantes, Rita Lee, Raul Seixas, Luiz Gonzaga, Ney Matogrosso, Mônica Salmaso, Badi Assad, João Bosco o Rosa Passos, por nombrar a algunos. Espero dar buena cuenta de su arte en próximas reseñas.

DE VUELTA A GRANADA, DE VUELTA DE NADA: De regreso (una vez más) a Granada continué siempre buscando nuevos estímulos musicales, investigando, preguntando a gente cada vez que tenía la oportundiad, yendo siempre que me era posible a conciertos en vivo en lugares como La Tertulia, la sala Boogaclub, el Planta Baja, el Eshavira o el Entresuelo. De todos estos años me quedan en la memoria la BBC y los minicomponentes, Fran Fernández, Alberto Alcalá, Aarón Sáez, The Clash, Bersuit Vergarabat, La Cabra Mecánica, Lhasa de Sela, Angelique Kidjo, Tomasito, Rokia Traoré, Eskorzo, Gecko Turner, Rubén Blades, Jeff Buckley, Mártires del Compás, Pony Bravo, Husky Rescue, Radio Tarifa, Bajofondo Tangoclub, Jefferson Airplane o Kevin Johansen.

Casi al final de mi estancia granadina se dió el encuentro (otra coincidencia más) que hoy me hace escribir esta autobiografía musical, y por ende que Acid Jazz Hispano sea un hogar digital para mí. Un día recibí un mail de Ángela, una chica que estaba interesada en recibir clases de portugués (para ella y para su pareja), ya que el siguiente curso iba a realizar su Erasmus en Porto, se iban juntos y querían llegar con ciertas nociones de la lengua de Luís de Camões (porque, como canta Caetano Veloso en una blasfemia deliciosa: "Gosto de sentir a minha língua roçar a língua de Luís de Camões"). En un primer momento quedamos para tomar café, y hablando de todo un poco acabamos en la música, prácticamente la base de mis clases, y Ángela me comentó: "Ah, pues Santi, mi novio, escribe en una página sobre música", a lo que yo muy tranquilamente respondí: "Ah, ¿sí? Qué bien. ¿Cómo se llama?", y ella me respondió algo así como: "Bueno, él dirige los contenidos, se llama Acid Jazz Hispano". Me parece que después no hubo respuesta por mi parte, y antes de articular palabra tuve que recoger mi mandíbula del suelo porque mi perilla estaba rozando con las pelusillas de debajo de la mesa del Café Pícaro. Desde entonces entré más asiduamente en la página, donde he descubierto joyas musicales de incalculable valor (sobre todo recopilatorios de los más variados estilos) y hasta final de curso los estuve visitando una tarde por semana, intentando transmitirles de la manera más amena posible todo el portugués que sabía, utilizando la música brasileña como vía. Me despedí de ellos deseándoles mucha suerte en su aventura lusa, mis alumnos más majos y más exigentes (cosa que agradecí), y esperando un futuro encuentro, que se ha dado vía correo electrónico en las pasadas vacaciones de Semana Santa. Una vez más, agradecido.

AUX SUIVANTS, ÚLTIMOS TIEMPOS: Desde entonces, y más que nunca, he seguido buscando e investigando sobre todo tipo de música que no sólo me haga moverme a su ritmo sino, y más importante, que me mueva algo por dentro. Gracias a toda la gente que ya he nombrado, a otros amigos, nuevos y viejos, a internet, a las redes sociales y a las sacrosantas redes P2P, he seguido buscando nuevos estímulos musicales que me sacien, y he ido descubriendo artistas curiosos como Lummu Persch, Gabriel Ríos, Bonobo, Fever Ray, The National, Eels, Cat Power, The Killers, Elbow, Feist, Kings Of Convenience, Telephunken, The Quantic Soul Orchestra, Massilia Sound System, José González, Bïa, Madeleine Peyroux, Iron & Wine, Nouvelle Vague, Zero 7, Sebastien Tellier, Yasmin Levy, Benjamin Biolay, B Fachada y, por encima de todos, ese bálsamo de Fierabrás para los sentidos que se hace llamar Beirut.

Ahora, después de un año viviendo en un pueblito del norte de Francia y a punto de mudarme a París, he descubierto las bondades de los mashups y del buenhacer de dj's franceses como Dj Faroff, Dj Zebra, Dj Moule o Grant Phabao. Espero seguir descubriendo muchos nuevos artistas y escribir aquí sobre ello (y sobre los grandes de la música brasileña), porque la música para mí es uno de los mayores placeres que me da la vida y me encanta poder transmitir el bienestar que me produce. Además, la ciudad de las luces, con todo lo que ofrece, invita a ello.

Como ven, esta historia, es sobre todo la de las personas que se han ido cruzando en mi camino y de lo mejor que cada una de ellas me ha aportado. Hagan como los indígenas brasileños, y tomen de mí lo mejor que pueda aportarles, aprovechen lo que más gusten de los apuntes musicales que iré escribiendo por aquí: coman de ellos, digiéranlos y alimenten a otros. Muerdan, no tengan miedo. O como diría Ángel González: "Mi corazón: tu nido. Muerde en él, Esperanza". Bon appétit y viva la antropofagia cultural.

Épernay, Año 456 de la Deglución del Obispo Sardinha.


Enlaces de interés:

Nefelibatrad, blog personal.
Brain-Born Music, blog de Carlos Maroto Guerola.

Contacto:

pablo_anton_mira@yahoo.es




COLABORACIONES:



CRÍTICAS:

Sem nostalgia Desert Phase Back to Perú Vol. 2 Lon Gisland Twenty First Century, Twenty First Year

Bossarenova Vagarosa Japan Pop Show Sujeito homem Vol. 2 I'm New Here

Concrete Jungle Cantares del subdesarrollo What Will We Be Cartola (II) Mafaro

The XX White Mink: Black Cotton Estalla Stereo Spirit Bom tempo

Azul A mãe Dice la gente Flores entre el acero


BIOGRAFÍAS:

Nneka Daby Touré Nina Becker Rodrigo Leão



ENTREVISTAS:

Ver entrevista a Javier Ruibal Javier Ruibal.


CRÓNICAS:

Balkan Beat Box, concierto en La Bellevilloise, 2010 Balkan Beat Box, concierto en La Bellevilloise, 2010.

Chinese Man: sala Le Bataclan Chinese Man: sala Le Bataclan.

Cibelle: concierto en sala La Boule Noire Cibelle: sala La Boule Noire.

Miúcha en L’Européen, París 2011 Miúcha en L’Européen, París 2011.

Salif Keita: sala Olympia Salif Keita: sala Olympia.


DISCOGRÁFICAS:

Biscoito Fino Biscoito Fino.

Real World Records Real World Records.


CLUBS/ SALAS:

La Bellevilloise La Bellevilloise.

La Boule Noire La Boule Noire.




10 RECOMENDACIONES:

El evangelio según mi jardinero En La Fusa Kind of blue Lagos Baby Little girl blue

Mezzanine Mishaps happening Négatif Ok Computer Riot on an Empty Street









Publicado por Santiago Tadeo Cervera.

Copyright © por www.ACIDJAZZHISPANO.com Derechos Reservados.

Publicado en: 2008-04-12 (9498 Lecturas)

[ Volver Atrás ]
Creador de la Web: Antonio Borrero

Webmaster: José Antonio de la Jara
Director de Contenidos: Santiago Tadeo.


Colaboradores de Contenidos: Rubén Santana, Óscar Morales, Alex Sampedro, Isaac Peces, Miguel Angel Godoy, Pablo Antón Mira.


Agradecimientos: Jordi Alvarez, Jose Nebot, Edu Moratinos,Robez_,Santi Mamajón, Jorge González, Fernando Ramos.



Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Nuke ET Copyright © 2004 por Truzone.


:: Elektro phpbb2 style by Totoelectro :: PHP-Nuke theme by www.nukemods.com ::